América Latina avanza en el desplazamiento del efectivo, según estudio de MasterCard Advisors

Por el octubre 11, 2013
Mastercard - Paypass

Mastercard_betterMasterCard ha hecho público un nuevo reporte global, The Cashless Journey, que revisa cómo 33 de las principales economías en el mundo están evolucionando de sociedades que funcionan mayormente con efectivo, hacia sociedades que funcionan sin efectivo.  El estudio incluye a cuatro países de América Latina –  Brasil, México, Colombia y Perú, y revela que Brasil y México están en medio de la transición hacia una sociedad sin efectivo, con Brasil ligeramente adelantado.  Mientras tanto Colombia y Perú apenas comienzan su trayectoria.

Según el estudio, se considera que Brasil (donde se estima que un 57% del valor de los gastos de consumo corresponden a transacciones sin efectivo) y México (donde los gastos de consumo representan el 53%) están acercándose a un “punto crítico” en esta transición. Las economías vecinas como las de Colombia (24%) y Perú (22%) están dando los primeros pasos hacia el desplazamiento del efectivo, confrontando en ambos casos desafíos similares en temas como la inclusión financiera, la concentración de comercios insuficiente y una economía predominantemente informal.

El informe, elaborado por MasterCard Advisors, identifica factores que van impulsando este desplazamiento del efectivo en estos países, tal como nuevas tecnologías, impulso gubernamental y preferencias del consumidor. Esta transición, va creando modelos económicos más productivos e inclusivos. El estudio también identifica los desafíos que enfrentan aquellos países que apenas comienzan su trayectoria, en particular las economías en desarrollo.

La investigación señala que el nivel de preparación de un país para progresar hacia un modelo sin dinero en efectivo es determinado por factores tales como acceso y asequibilidad de los servicios financieros; la magnitud y la participación en el mercado de los comercios minoristas; el nivel de tecnología que esté disponible y la participación del consumidor en la economía formal.

Brasil, una de las economías de más rápido crecimiento en el mundo, se está beneficiando de la urbanización y del incremento acelerado de la clase media, hechos que están impulsando cambios en las costumbres de pago del consumidor de todo nivel de ingreso. Brasil tiene la infraestructura para la expansión continua de sistemas de pagos sin efectivo.. No obstante, para acelerar este cambio será necesario continuar con el compromiso, por parte de los proveedores de sistemas de pago, de educar al consumidor e igual disposición para la inclusión financiera por parte de los bancos y del gobierno.

El informe señala además que México debería continuar con su enfoque en la educación y la inclusión financiera. El gobierno mexicano es consciente de esa realidad mientras ha ido evaluando el costo del uso de efectivo para la economía del país mediante la evasión de impuestos y los efectos nocivos del lavado de dinero y la corrupción. Tanto para México como para Brasil, los pagos desde dispositivos móviles pueden ser una fuente importante de oportunidades.

En lo que se relaciona a Perú y Colombia, hay una necesidad de invertir en la infraestructura de pagos electrónicos para llegar a niveles de aceptación que existen  en Brasil y México, pero deben continuar su enfoque en la educación e inclusión financiera para acelerar el avance.

“Lo que parece haberse olvidado en el diálogo sobre las políticas es que el acceso al efectivo toma tiempo, es más peligroso llevarlo con uno y le cuesta a un país hasta el 1,5% de su PIB. No podemos esperar que el trayecto para pasar de los pagos en efectivo hacia los pagos electrónicos se realice de la noche a la mañana, aunque con el impulso de los avances tecnológicos y las asociaciones público privadas esta tendencia ha logrado un ímpetu significativo en los últimos años”, dijo Peer Stein, Director de Acceso a Servicios de Asesoramiento Financiero de International Finance Corporation. Otros datos clave que incluye el informe Cashless Journey de MasterCard:

El estudio se centra en el valor de todos los pagos de los consumidores (63.000 millones de dólares en el gasto total), incluidos están los gastos que ocurren más allá de los puntos de venta en tiendas minoristas. En 2011, el 34% del gasto total de consumo mundial se hizo con dinero en efectivo, los pagos sin efectivo representan el 66 por ciento.

El informe identifica a Bélgica (donde se estima que 93% del valor gasto del consumidor corresponde a transacciones sin uso de efectivo), Francia (92%), Canadá (90%), el Reino Unido (89%), Suiza (89%), Australia (86%) y los Países Bajos (85%) como los países donde los pagos sin efectivo prácticamente se han generalizado, y atribuye a estas naciones un amplio movimiento del uso de efectivo hacia la adopción de las nuevas tecnologías de pago sin efectivo como los dispositivos móviles, los sistemas de pago sin contacto, el EMV y una infraestructura moderna de pagos.

Si bien se considera que países que incluyen a Estados Unidos (donde se estima que un 80% del valor del gasto del consumidor corresponde a transacciones sin uso de efectivo) y Singapur (69%) están aproximándose a un “punto crítico” para convertirse virtualmente en modelos de sistemas de pago sin efectivo, economías emergentes como las de Indonesia (31%), Rusia (31%) y Nigeria (10%) están recién emprendiendo su trayecto hacia sistemas que desplazan el efectivo,  y en muchos casos lo están logrando a un ritmo más rápido que las naciones más desarrolladas. Países como Brasil (57%), Polonia (41%) y Sudáfrica (43%), que están en una etapa de transición, han desarrollado varios componentes de una moderna infraestructura de pagos y se están alejando del uso del dinero en efectivo

El alejamiento más rápido del uso de efectivo se observó en China, donde se estima que la participación del efectivo en el valor de los pagos del consumidor ha declinado en un 20% entre los años 2009 y 2011.  China (donde se estima que el 55% del valor de los gastos del consumidor corresponde a transacciones sin uso de efectivo) y los Emiratos Árabes Unidos (26%) se unen a un grupo de países donde los respectivos gobiernos han asumido un vigoroso liderazgo en la promoción del sistema de pagos electrónicos para respaldar sus objetivos sociales y económicos. Kenia (27%) es un ejemplo donde la tecnología disruptiva está contribuyendo de modo predominante a la reducción de la participación del efectivo en los gastos del consumidor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>