Nubarrones negros de malware sobre la Red

Por el septiembre 24, 2013

Oski_Goldfryd_120X194El tiempo nos va demostrando que la ciberdelincuencia sabe adaptarse a los cambios tecnológicos, y a veces, con mucha más agilidad que el mundo empresarial, Porque la nube ya ha dejado de ser una tecnología sólo benigna, y ha comenzado a ser utilizada también por los cacos de la Red, con buen criterio para su negocio, deberíamos reconocer.

Así lo confirmaba esta semana la firma de seguridad G Data que confirma la existencia de “malware desde la nube”. Se trata, ni más ni menos, de ataques con software malicioso que camuflan parte de su estructura a través de la tecnología de cloud computing para intentar complicar aún más si cabe su detección.

El tipo de malware utilizado por este método es, en principio, el especializado en robar información de terceros, como pueden ser los troyanos que pretender introducirse en las cuentas bancarias de las víctimas.

Así, en lugar de instalar todos los archivos de configuración necesarios para llevar a cabo sus tareas de espionaje y hurto en el ordenador de destino, los nuevos troyanos bancarios alojan algunas de sus funciones en la nube.

Esta nueva modalidad da una vuelta de tuerca sobre la forma de actuar, ya que los atacantes únicamente instalan un archivo de apariencia normal el cual se comunica con el servidor en el que realmente se encuentra el código malicioso y sus configuraciones y rutinas para su funcionamiento.

También las entidades bancarias tendrían que invertir para proteger a sus clientes de estos peligros cada vez más sofisticados. Ello ayudaría, sin lugar a dudas, a mejorar la imagen que los clientes tienen de sus bancos. En el octavo estudio de Efma sobre perspectivas de crédito que se realiza entre los responsables de entidades financieras más importantes de Europa, los expertos fueron consultados también sobre los cambios de tendencia de los comportamientos de los clientes.

En España, en concreto, se observa una situación especialmente crítica: los clientes de los bancos no están dispuestos a aceptar ofertas cruzadas de su banco pero tampoco a cambiar de entidad, porque la confianza en el sector es prácticamente nula. Sin embargo, los ciudadanos españoles están abiertos, cada vez más, a reclamar ante el regulador o a discutir los contratos existentes sobre las hipotecas.

Una verdadera historia de amor y desamor.

Oski Goldfryd, Director de FinancialPagos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>